Revista que inició su irreverente vida en Pamplona en junio de 1987, pero en 1992 se instaló en los locales de la recién cerrada librería Crash Cómics de Vitoria, desde donde ha seguido difundiendo su humor gamberro.

Es bimestral de aparición regular desde hace más de diez años. La coordina Joaquín Delgado, Kini. Tira 5.000 ejemplares que se distribuyen esencialmente en tiendas y bares del ámbito geográfico más cercano, cuya publicidad ayuda a sostenerla económicamente, y en tiendas especializadas de todo el país, al PVP de 2,60 euros en la actualidad.

Con el tiempo, ha adquirido pintas de revista bien editada, combinando páginas en blanco y negro, bitono y color, sin perder con ello nada de su acidez.
TMEO es en la actualidad la única revista de cómics viva del País Vasco y está entre las más longevas de la península. Nacida como fanzine contestatario por la conjunción de autores que colaboraban en otros varios desaparecidos, en particular Hamelín de Pamplona y Octopus de Vitoria, y partícipe de lo que se llamó la “línea chunga” —como deja claro su propio nombre, parodia de la denominación habitual del cómic en español—, es un caso insólito de perseverancia en este tipo de publicaciones.
Ha alcanzado la provecta cifra de 85 números publicados, que presentan a día de hoy 60 páginas, un tercio de ellas impresas en color, y los acompañan hasta la fecha 31 álbumes recopilatorios en varias colecciones, el primero aparecido en 1992. Publica a los autores más significativos de su entorno y a novatos, a razón de una treintena larga de colaboradores por número.

En 1989, fue reconocido como el mejor fanzine en el Salón del Cómic de Grenoble y al año siguiente en el de Barcelona.TMEO no tiene línea editorial ni estética prefijada, pero se inclina desde sus orígenes por la crítica y la representación burlona de la realidad. Como proclama el especial “18 añicos con TMEO”, inserto en el nº 84, sus autores dibujan historietas “rompiendo con todo”, despotrican y se divierten.